Noticias de la primera infancia

Comiendo sin estrés con niños 

Por Rakia Ranney, RDN

Darle de comer a tus hijos puede ser uno de los desafíos más grandes de ser padres, ¡pero no debería ser así!  Que nuestros hijos empiecen con el pie derecho a la hora de la comida, hará que tomen – de por vida – sus propias decisiones saludables. Aquí te comparto algunos de mis consejos favoritos para ayudarles a tus hijos pequeños a que hagan progresos con la comida:

  • No existe tal cosa como “comida de niños.” El menú infantil nos hace creer que nuestros hijos solo pueden comer pasta con queso (el famoso Mac ‘n cheese), bocaditos de pollo y hamburguesas sencillas y aburridas. ¡Si los padres creen eso, los hijos también lo creerán! Los niños pueden comer absolutamente todo lo que nosotros comemos, especialmente si comenzamos a ofrecerles una variedad de alimentos desde temprana edad. No cocines aparte para tus niños. Preparar comida para toda la familia es más sencillo y les recuerda a los niños que experimentar con nuevos alimentos es una actividad para divertirse en familia.  
  • Sigue la división de la responsabilidad. Es siempre decisión de tu hijo determinar SI quiere comer, y CUANTO quiere comer. Tu decisión será siempre determinar CUANDO se servirá la comida, y QUE es lo que ofrecerás. Cuando forzamos a nuestros hijos a comer, y a terminarse todo el plato, les estamos diciendo desde niños que no aprendan a escuchar su sentido de hambre y saciedad, y les estamos enseñando a comer de más.  Los niños captan rápidamente esta presión del ambiente donde están y muy a menudo rechazarán comer por completo. 
  • Haga de la hora de la comida una experiencia relajante, calmada y donde se sienta el apoyo. Ofrece variedad, pero no presiones a tu hijo a que coma todo. Hablar de cosas divertidas y alegres le ayudará a tu niño a desarrollar una actitud saludable en torno a la comida.  Hablen en un tono neutral diciendo cosas como “estos rabanitos están crujientes” en lugar de
    “te tienes que terminar todo lo que está en el plato antes de levantarte de la mesa.” 
  • Habla con tu hijo en cuanto a sus impresiones de la comida. ¿Cómo se siente tener hambre? ¿Cómo se siente estar saciado o satisfecho? ¿Cómo te sientes a nivel emocional con esas sensaciones? ¿Cambias tus impresiones según lo que estés comiendo? 
  • No ofrezcas golosinas como recompensa. Cuando ofreces una galleta si se terminan las verduras, les estas enseñando a tus hijos que las galletitas son buenas, y las verduras son malas.  Tienes que lograr que todos los alimentos sean neutrales y amenos. Deja que los niños jueguen y experimenten con la comida, que te ayuden en la cocina y vayan de compras contigo al almacén o supermercado. 

Si te gustaría recibir más asistencia y asesoramiento en cuanto a cómo alimentar niños, ¡asegúrate de ver si calificas para el programa WIC! WIC ofrece alimentos sanos gratis, apoyo para la lactancia al igual que referencias. Con el programa WIC, también tendrás acceso a nutricionistas certificados y educadores entrenados del programa WIC para apoyar a tu familia. Fíjate si calificas para el programa WIC  haciendo clic aquí

Aquí hay otros recursos para aprender más sobre estos temas:

 

Rakia Ranney es nutricionista certificada y consultora de lactancia del programa WIC del condado Jefferson. Le apasiona trabajar con familias y niños de todas las edades, desde niños chiquitos,  pasando por los que son amamantados hasta los más grandecitos.