Noticias de la primera infancia

Moviéndose juntos

Por Marius Nielsen, MSM

Ser activo es algo que muchas familias consideran y quieren hacer. Pero con agendas apretadas, falta de equipo o lesiones se hace difícil tener éxito con esa idea. Se sabe que la actividad física, especialmente si incrementa el ritmo cardiaco, provee beneficios a largo plazo para la salud de todos. 

Nivel de actividad física recomendada por edades

Niños pequeños y niños en edad preescolar (de 2 a 5) 

Todos los niños crecen y se desarrollan mejor cuando se mueven a lo largo del día, duermen lo suficiente, comen alimentos nutritivos, beben suficiente agua y limitan el tiempo de exposición frente al monitor.  Para los niños muy chiquitos, es importante que tengan oportunidades estructuradas de actividad como también tiempo no dirigido de actividad física al jugar. Al menos tres horas por día deberían ser moviendo sus cuerpos jugando activamente y a lo largo de todo el día, con actividades que integren los huesos y músculos.

Niños y Adolescentes (edades 6 a 17)

Este grupo debería proponerse hacer al menos 60 minutos diarios de actividad física moderada o vigorosa y limitar la cantidad de tiempo de permanecer sentados durante el día. Todas las formas de actividad física pueden ser beneficiosas, pero, para aquellos entrando en la pubertad y en los años de adolescencia, las activadas que implican levantar pesas son particularmente importantes.  Esta es la edad cuando se forma la mayoría de la masa ósea. 

Los niños en edad de escuela primaria tienen tiempo de recreo y actividad en el gimnasio, pero esas oportunidades para jugar no deberían ser tenidas en cuenta dentro de los 60 minutos de recomendación para hacer ejercicio moderado o vigoroso de actividad física. Es importante que las familias provean oportunidades adicionales para moverse fuera del ámbito escolar.  

Adultos

Cuando los adultos suman al menos 150 minutos (2.5 horas) de ejercicio aeróbico moderado por semana, puede mejorar significativamente la salud en general. Algunos de esos beneficios incluyen: 

  • Menor riesgo de enfermedad coronaria, embolia, presión arterial alta, diabetes y ciertos tipos de cáncer.
  • Reducción de ansiedad, depresión y un riesgo menor de desarrollar Alzheimer y otros tipos de demencia.
  • Mejora el sueño, la función cerebral y la calidad de vida en general.
  • Menor peso y grasa corporal.

Muchos de estos riesgos son reducidos aún más si se practicaran 300 minutos de ejercicio por semana. Los adultos también pueden reducir riesgos de pasan menos tiempo sentados durante el día. 

Si tienes un trabajo donde pasas la mayor parte del día, considera programar un reloj en tu teléfono celular y sal a caminar a paso rápido por un pasillo o por las escaleras cada 30-60 minutos. A la hora de tu almuerzo u otro recreo, camina nuevamente a paso ágil por unos 5-10 minutos.

Todos estos pequeños esfuerzos te ayudarán a obtener una mejor salud. Más información para adultos aqui. 

Tipos de Actividades

  • Ejercicio aeróbico a moderado: saltar con una cuerda, correr, nadar, bailar, andar en bicicleta
  • Formación muscular:  trepar en el patio de juegos o árboles, hacer gimnasia o ejercicios acrobáticos, tira y afloja, levantamiento de pesos, bandas de resistencia (asegúrate que esta actividad sea apropiada según la edad de tu hijo).
  • Formación de huesos: correr, saltar, jugar a la rayuela, saltar la cuerda, basquetbol, tenis

Ideas para ser activos como familia: 

  • Vayan a caminar antes de cenar. Incluso 10-15 minutos de caminata pueden beneficiar a todos en la familia. Intenta con desafíos como saltar o ir dando saltos, galopar o hacer algunas sentadillas mientras caminan de manera que se eleve el ritmo cardiaco y trabajen los grupos musculares mayores.  
  • Deténganse en una plaza y jueguen durante 20 minutos.
  • Salgan en familia en excursión o a caminar al aire libre en sus días libres.  ¡Propóngase una actividad de búsqueda de tesoros a lo largo del camino! 
  • Vayan a la piscina o a andar en bicicleta.
  • Pero por sobre todas las cosas, diviértanse y disfruten la actividad que hacen juntos. Esto ayuda a que todos tengan una vida de buenos hábitos físicos y buena salud.  

Encuentra más ideas aqui.

 

 

Recursos adicionales: 

 

Marius Nielsen trabaja como Coordinador del Programa de Salud Maternal e Infantil de Salud Pública del Condado Jefferson, coordinando esfuerzos para la prevención de obesidad en la temprana infancia, el programa HEAL (Health Eating Active Living, en inglés) y lugares que sean abiertos a las necesidades de lactancia. En este programa han trabajado con padres en edad de concebir hijos como también con familias jóvenes por varios años y son férreos defensores a la hora de ayudarles a alcanzar sus metas y potencial.