Cómo los niños aprenden y se desarrollan :

19 a 36 meses

Los niños a esta edad están desarrollando su independencia y ganando acceso a un gran sentido de autoidentidad. Insistirán más y más en querer hacer cosas por sí mismos y en tener el control de su medioambiente. 

Sienten un mayor interés por los libros, las artes, los juguetes, y otras actividades. Son mejores en poder comunicar y entender el mundo a su alrededor.  

Esta página describe el desarrollo infantil típico, pero recuerda que cada niño es diferente y se desarrolla a su propio ritmo. Consulta con tu médico u otro profesional de confianza si tienes alguna pregunta o preocupación

Las relaciones cariñosas constituyen la base fundamental de un desarrollo saludable.

Las relaciones sólidas sirven de sustento para un desarrollo socioemocional saludable, ¡lo cual conduce a una buena salud mental! 

Las relaciones afectivas les enseñan a los niños pequeños cómo cultivar amistades, a entender y comunicar sus sentimientos, y a sobrellevar problemas.   

A través de nuestras  relaciones con ellos a medida que crecen,  les enseñamos a desarrollar compasión por los demás y un sentido de saber distinguir lo que está bien de lo que está mal. 

Niños pequeños están comenzando a entender que los otros también tienen sentimientos y que pueden ser muy diferentes a los que ellos sienten.  Esto les ayuda a los niños a desarrollar la empatía.

Los niños de esta edad se interesan cada vez más en niños de su propia edad. Sin embargo, todavía estarán más inclinados a jugar cerca de ellos que con ellos. A esta modalidad se la conoce como “juego paralelo.”

Consejos para fomentar el desarrollo socioemocional de los niños de 19 a 36 meses: 

  • Ayúdales a los niños a entender sus sentimientos.  Los niños de esta edad están experimentando sentimientos y emociones más complejas, como el sentirse avergonzados  o entusiasmados. Ayúdales a darse cuenta y a procesar lo que les pasa con esas emociones utilizando palabras que describan cómo se sienten y cómo los demás podrían estar sintiéndose.  Enseñarles a los niños las palabras para cada emoción les ayudará a poder comunicar sus sentimientos mejor en lugar de comportarse en función de cómo se sienten.
  • Fomenta las cualidades de desarrollo de tus hijos.  Déjalos explorar independientemente; solo asegúrate de que el ambiente donde estén sea seguro. Se un compañero solidario de tu hijo pequeño. Aliéntalo en sus esfuerzos — no solo por el resultado de sus esfuerzos (por ejemplo, ¡te esforzaste tanto con ese rompecabezas para ver donde iban todas las piezas!). Esto les permite entender a los niños que es importante seguir intentándolo. 
  • Asiste a los niños para que aprendan a resolver conflictos. Los niños pequeños de esta edad no son muy buenos en cuanto al autocontrol,  o para esperar, compartir o controlar sus impulsos. Estas son habilidades que desarrollarán con el tiempo y con mucho apoyo por parte de los adultos en su entorno. Ser parte de juegos donde haya que tomar y esperar sus turnos les enseña a los niños a compartir. Distráetelos cuando se enojen y trata de re-dirigir su atención hacia otra actividad. 
  • Que tu cultura sea parte de la rutina diaria. La cultura de un niño es una parte importante de quienes son. Encuentra libros y música en la biblioteca que estén conectados a tu cultura y haz que esas historias sean parte de la rutina.

fuente: Cero a tres, https://www.zerotothree.org/resources/series/developing-social-emotional-skills

 

LOS NIÑOS A ESTA EDAD PUEDEN: CÓMO PODEMOS AYUDARLES A APRENDER:
Andar en triciclo, subir por escaleras y otros juegos para escalar o tomar un par de pasos hacia atrás. Hagan juntos actividades como rodar, tirar y patear pelotas o jueguen a perseguirse.
Empezar a compararse con otros niños. Por ejemplo, podría decir: “Carlos es un niño como yo”. Reconoce cuando te hable de su estatura, color de cabello o género. Permite que interactúe con niños de distintas culturas, etnicidades y habilidades.
Insistir en cerrarse la chamarra o decir: “¡Yo solo!” cuando lo tratan de ayudar. Dale tiempo para hacer las cosas solo y reconoce lo que hace.
Tener un vocabulario de entre 300 y 1000 palabras.

*NOTA: Los niños que hablan un idioma diferente al inglés en casa o lo están aprendiendo todavía, podrían mezclar palabras de ambos idiomas en una misma oración.

Deja que el niño participe cuando le cuentes o cantes cuentos y canciones.

 *NOTA: Si tu niño habla otro idioma en casa o está aprendiendo el inglés, lo puedes ayudar cuando mezcla palabras de diferentes idiomas, repitiendole todas las palabras que dijo en un solo idioma.

Organizar juguetes y otras cosas de acuerdo a la textura, color o tamaño e identificarlos por sus características. Permítele que organice y combine cosas mostrándole las similitudes y diferencias. Por ejemplo, le puedes decir: “Este cubo es azul. Busquemos otra cosa azul”.
Hacer cosas rutinarias por sí mismo, cómo tomar leche de un vaso sin derramarla o ayudar a poner la mesa. Facilita las cosas para permitirle comenzar a hacer cosas por sí mismo, como colocar una banquita junto al lavabo o un gancho de ropa a su altura. Ayúdalo solo cuando sea necesario.
Puede que algunos niños a esta edad se toquen sus genitales o practiquen acciones de masturbacion. A esta edad, los niños muestran interés no solo en sus propias “partes privadas” sino también en las de los demás, y se van percatando de las diferencias de género.  La exploración sexual es una parte totalmente normal, universal y saludable del desarrollo infantil temprano.

Pon límites de manera amable en dichas actividades si ves que quiere llevarlas a cabo públicamente o frente a personas que no son miembros de la familia. No reacciones de manera abrupta ni tampoco avergüences al niño. Esto le ayudará a entender  que es socialmente aceptable y que no lo es. 

fuente: Las pautas de Colorado para el aprendizaje y desarrollo en la primera infancia,aprendizajetemprano.org

El comportamiento difícil es común — y todos los padres deberían anticipar que se van a topar con esto — desde el nacimiento hasta (por lo menos) los tres años. Esto se debe a que los niños pequeños están recién comenzando a desarrollar su autocontrol. Les cuesta controlar esos impulsos y manejar emociones fuertes.

Los niños de esta edad están aprendiendo a autorregularse, lo cual significa que están aprendiendo las destrezas necesarias para calmarse cuando se enojan. Esto puede llevar a algunos momentos difíciles — ¡tanto para los adultos como para los niños!

Si te está costando mucho lidiar con este comportamiento difícil que incluye cosas como berrinches, llanto, mordidas o ser desafiante, hay mucha información para apoyarte.

Esta página cuenta con excelente información del porqué los  niños pequeños hacen berrinches y que puedes hacer para prevenirlos y cómo responder frente a estas reacciones.

Aquí te presentamos algunas sugerencias:

Sé un modelo de comportamiento

Los niños aprenden de lo ven de la gente a su alrededor, especialmente de sus padres. Cuando tenemos buenos modales y manejamos de manera positiva nuestras emociones, les enseñamos a nuestros hijos a hacer lo mismo.

Otra  manera de aumentar la buena conducta es felicitando a tus hijos cuando hacen las cosas bien y como a ti te gustan.

Dale a los niños mucha de tu atención positiva cuando hagan algo que te gusta. Por ejemplo:

  • “Has escuchado muy bien desde la primera vez!”
  • “Me gusta mucho cuando hablas en voz baja”

Responde al comportamiento difícil con compasión 

No siempre es fácil de hacer. Pero si respondes con enojo al comportamiento desafiante de tu hijo, la situación se tornará peor.

Cuando respondemos enojados, esto hace menos probable que el niño aprenda a manejar sus emociones de manera positiva.

Trata de entender las emociones que hay detrás del comportamiento de tu hijo.

Ponle nombre a los sentimientos de tu hijo para demostrarle que lo entiendes

Los niños necesitan nuestra guía, paciencia y apoyo para aprender a manejar sus emociones de manera positiva. 

Cuando tu niño se enoja, reconocer sus emociones y nombrarlas es importante. Pero sé claro y pon reglas: “Me doy cuenta que estás enojado, y está bien que estés enojado. Lo que no está bien es que muerdas a otras personas.”

Dale tiempo a tu hijo para que ese enojo y frustración se terminen. Asegúrate de que esté en un lugar tranquilo y seguro para que pueda calmarse.

Una vez que tu hijo se calme, reconecta demostrando empatía

A esta edad, los niños sienten las emociones de manera fuerte y poderosa y recién están empezando a aprender cómo manejarlas con nuestra ayuda. Una vez que tu hijo se calme, asegúrate de mostrarle empatía y compasión por las emociones tan difíciles que acaba de sentir. 

Aprender a manejar esas emociones comienza en los primeros tres años de vida y es un proceso largo que continuará hasta el comienzo de la adultez. 

Las estrategias disciplinarias positivas que sí funcionan

Como padres, una de nuestras responsabilidades es enseñarles a nuestros hijos cómo comportarse. Este es un trabajo que tomará tiempo y mucha paciencia. Hay estrategias efectivas y saludables que harán esta tarea mucho más fácil.

Existen también recursos comunitarios que pueden ayudarte si necesitas ayuda para lidiar con ese comportamiento difícil. Ingresa tu código postal aquí abajo y busca ‘apoyo para padres”. 

FUENTES: HealthyChildren.org and ZERO TO THREE

Muchos niños con retrasos en el desarrollo o preocupaciones relacionadas con la conducta no son identificados tan temprano como deberían. Como resultado, estos niños tienen que esperar para recibir la ayuda que necesitan para tener éxito en entornos sociales y educativos (en la escuela, en el hogar y en la comunidad).

Es importante identificar si es que los niños presentan un retraso en su desarrollo o si es que tienes preocupaciones en cuanto a su comportamiento lo más pronto posible. Los estudios muestran que una intervención temprana y el tratamiento adecuado mejoran el desarrollo saludable.

MONITOREO DEL DESARROLLO PRUEBAS DEL DESARROLLO EVALUACIÓN DEL DESARROLLO
¿Qué es esto? 

Identificar etapas específicas del desarrollo

¿Quién lo hace? 

Padres, abuelos, y otros cuidadores

¿Cuándo ocurre? 

Desde el nacimiento hasta los 5 años

¿Por qué es importante?  

  • Para celebrar el desarrollo de tu hijo
  • Para hablar sobre el progreso de tu hijo con los proveedores médicos
  • Para identificar cuanto antes cualquier preocupación

¿Cómo? 

Obtén listas de verificación gratis y fáciles de usar,  aquí.

¿Qué es esto? 

Identificar etapas específicas del desarrollo

¿Quién lo hace? 

El pediatra, maestro de educación infantil temprana, u otro profesional

¿Cuándo ocurre? 

A los 9, 18, 24 y 30 meses – o cuando sea que exista una preocupación

¿Por qué es importante?  

  • Para descubrir si tu hijo necesita más ayuda con su desarrollo
  • Para determinar si es necesaria una evaluación de desarrollo

¿Cómo? 

Los profesionales usan una herramienta de detección formal y validada; aprenda más aquí.

¿Qué es esto? 

Sirve para identificar y diagnosticar retrasos en el desarrollo u otras condiciones

¿Quién lo hace? 

El pediatra especializado en desarrollo, un psicólogo infantil u otro proveedor capacitado

¿Cuándo ocurre? 

En cualquier momento que exista una preocupación

¿Por qué es importante?  

  • Para saber si tu hijo necesita tratamiento
  • Para ver si califica para una intervención temprana

¿Cómo? 

Los profesionales hacen un examen detallado usando herramientas de evaluación formales, observación y mantienen conversaciones con los padres y otros cuidadores.

Descubre más en la página de preguntas frecuentes sobre las evaluaciones del desarrollo.

Fuente: Centros para el control y prevención de enfermedades,  https://www.cdc.gov/ncbddd/spanish/childdevelopment/screening.html

Los niños con edades comprendidas entre los 19 y 36 meses de edad están comenzando a jugar con otros niños, en lugar de solo jugar junto a ellos o de manera paralela.

Están empezando a compararse con otros. Quizás digan cosas como: “Daniel es un niño como yo”. A esta edad, los niños comenzarán  a hacer cosas solos y podrían decir algo asi: “¡Lo hago yo solito!” 

También están comenzando a expresar sus sentimientos y a entender emociones. Usan palabras para describir sentimientos y hablan de lo que les gusta y lo que no les gusta.

Intenta con estos consejos para ayudar a fortalecer las habilidades de resiliencia de un niño de 19-36 meses: 

  • Facilita oportunidades para que tu niño juegue con otros niños, incluyendo niños de diferentes culturas y grupos étnicos
  • Ofrécele juguetes que fomenten la imaginación y a pretender cosas como (jugar a cocinar, usar disfraces, etc.)
  • Usa palabras que le ayuden a entender cómo compartir y a esperar su turno: “Voy a compartir este cochecito contigo para que tú también puedas jugar” 
  • Fomenta que aprenda a compartir y a esperar su turno, dile cosas como: “Le diste a Daniel un bloque para jugar. Fuiste muy amable”
  • Habla con él sobre reglas, límites y opciones y explícale por qué es que son importantes
  • Ayúdale a identificar sus características, como el color de su cabello, su género, estatura, etc.
  • Dale tiempo para que haga cosas por sí mismo y dile: “Si necesitas ayuda, aquí estaré”
  • Usa palabras cuando tengas que expresar tus propios sentimientos, los sentimientos de tu niño y los sentimientos de otras personas
  • Miren fotos de otras personas mostrando sus emociones y ayuda a tu hijo a identificar los sentimientos asociados con esas expresiones
  • Siempre responde con calma. Las emociones pueden ser abrumadoras para los niños. Si respondemos con calma, eso les ayudará a calmarse

fuente: Colorado Project LAUNCH, www.EarlyChildhoodMentalHealthCO.org

La arquitectura del cerebro humano se construye con el tiempo. El proceso comienza antes del nacimiento y continúa hasta la edad adulta.

Las primeras experiencias y relaciones dan forma a cómo se construye nuestro cerebro. Las relaciones seguras y amorosas crean una base sólida para el desarrollo saludable del cerebro.

Dependiendo de nuestras experiencias y relaciones en los primeros años, nuestros cerebros establecerán una base sólida o frágil, lo que nos afectará por el resto de nuestras vidas.

El desarrollo cerebral temprano ocurre por medio de un proceso esencial llamado “servir y devolver,” o la interacción de servicio y devolución entre niños pequeños y los adultos que cuidan de ellos.

Servir y devolver: 5 pasos para desarrollar el cerebro

Aprende más sobre cómo se construye el cerebro con el servir y devolver en este video.