Cómo los niños aprenden y se desarrollan :

3 a 5 años

A esta edad, los niños están incorporando las habilidades que necesitarán  para estar preparados para la escuela y la vida en general. Sus cuerpos, sus cerebros y sentimientos continúan desarrollándose a un paso rápido a medida que exploran el mundo a su alrededor. 

Se independizan más en sus actividades cotidianas  como al vestirse, usar el baño y lavarse las manos. 

A esta edad, el aprendizaje infantil se desarrolla en diferentes categorías como matemática y ciencia, a medida que se preparan para el jardín infantil (o kindergarten).

Esta página describe el desarrollo infantil típico, pero recuerda que cada niño es diferente y se desarrolla a su propio ritmo. Consulta con tu médico u otro profesional de confianza si tienes alguna pregunta o preocupación

Las relaciones cariñosas constituyen la base fundamental de un desarrollo saludable. 

Las relaciones sólidas sirven de sustento para un desarrollo socioemocional saludable, ¡lo cual conduce a una buena salud mental! 

Las relaciones afectivas les enseñan a los niños cómo cultivar amistades, a entender y comunicar sus sentimientos, y a sobrepasar problemas.   

A través de nuestras  relaciones con ellos a medida que crecen,  les enseñamos a desarrollar compasión por los demás y un sentido de saber distinguir lo que está bien de lo que está mal. 

Los niños de esta edad están comenzando a jugar con sus pares, y su imaginación les permite realizar mucho juego de pretensión. Esta capacidad de pretender les ayuda a lo niños a adquirir más vocabulario, a pensar y a adquirir habilidades sociales. 

Los niños de esta edad son capaces de entender los sentimientos de los demás y puede ser que hasta lleguen a intentar calmar a otro niño que esté enojado. 

Consejos para fomentar el desarrollo socioemocional de los 3 a los 5 años: 

  • Ayúdales a los niños a entender sus sentimientos.  Los niños de esta edad están experimentando sentimientos y emociones más complejas como sentirse avergonzados  o entusiasmados. Ayúdales a darse cuenta y procesar lo que les pasa con esas emociones utilizando palabras que describan cómo se sienten y cómo los demás podrían estar sintiéndose.  Enseñarles a los niños las palabras para cada emoción les ayudará a poder comunicar sus sentimientos en lugar de comportarse en función de cómo se sienten.
  • Anímale a tener amistades. Les toma práctica a los niños aprender a compartir, esperar su turno y resolver conflictos.  Jugar junto a otros niños les ayuda a desarrollar dichas habilidades. Dale opciones para llevar a cabo actividades, un entorno seguro, buen  apoyo para jugar, y la guía de un adulto para asistirle a la hora de resolver conflictos. Esto les ayudará a los niños a descubrir la alegría de una buena amistad desde temprano. 
  • Asiste a los niños para que aprendan a resolver conflictos de manera saludable. Los niños todavía están aprendiendo a controlar sus impulsos, a esperar su turno de hacer las cosas y a compartir. Estas son habilidades que desarrollarán con el tiempo y con mucho apoyo por parte de los adultos en su entorno. Distráetelos cuando se enojen y trata de re-dirigir su atención hacia otra actividad. Ayúdales a entender cómo sus acciones hacen sentir a los demás.
  • Permite que los niños tomen la delantera y te guíen. Encuentra la manera de ayudar a tu hijo para que que continúe explorando aquellas cosas que le interesan. Encuentra libros de la biblioteca con aquellos temas que a tu hijo le apasionen. Describe las actividades que llevan a cabo mientras las están realizando. Juega con tu hijo y permite que te guíe. Por ejemplo, si está pretendiendo que está en un picnic, tú podrías empacar la comida en un cesta.  

fuente: Cero a tres, https://www.zerotothree.org/resources/series/developing-social-emotional-skills

 

LOS NIÑOS A ESTA EDAD PUEDEN: CÓMO PODEMOS AYUDARLES A APRENDER:
Empezar a controlar mejor sus impulsos y sentimientos.

Seguir algunas reglas, rutinas e instrucciones simples. 

Establece, explica y modela reglas sencillas, como la rutina antes de ir a dormir, para que las entienda. 
Empezar a hacer como que lee o escribe garabatos y símbolos. 

Reconocer palabras que riman y las letras de su nombre. 

Sigue leyéndole libros. Señala símbolos y palabras que haya en tu casa, escuela, vecindario o la tienda. Aliéntalo a escribir cartas. 


¡Esto es clave para el desarrollo lingüístico!

Fortalecer sus habilidades matemáticas, mejorar su habilidad para contar y organizar objetos por color o tamaño.  Aprovecha toda oportunidad para contar, agrupar y ordenar objetos y materiales. 
Considerar un problema y aplicar estrategias para resolverlo.  Hazle preguntas sobre problemas reales y hablen sobre diferentes maneras de resolverlos.
Observar la naturaleza y pronosticar eventos naturales. 

Por ejemplo, podría explicar cómo crece una semilla o cómo cuidar a los animales. 

Aliéntalo a preguntar y encontrar respuestas explorando y pensando sobre lo aprendido. 
Usar su imaginación y creatividad y expresar ideas de muchas formas. 

Empezar a moverse al ritmo de su música favorita o dibujar. 

Dale ejemplos de varios tipos de música en casa y en otros lugares de la comunidad. 
Empezar a hablar y entender más el inglés aunque éste no sea su primer idioma. El niño podría repetir palabras sencillas de canciones en inglés.  Usando ejemplos simples y reales, ayúdalo a entender lo que significan esas palabras en inglés que está aprendiendo.
Puede que algunos niños a esta edad se toquen sus genitales o practiquen acciones de masturbacion. A esta edad, los niños muestran interés no solo en sus propias “partes privadas” sino también en las de los demás, y se van percatando de las diferencias de género. La exploración sexual es una parte totalmente normal, universal y saludable del desarrollo infantil temprano.

Pon límites de manera amable en dichas actividades si ves que quiere llevarlas a cabo públicamente o frente a personas que no son miembros de la familia. No reacciones de manera abrupta ni tampoco avergüences al niño. Esto le ayudará a entender  que es socialmente aceptable y que no lo es. 

fuente: Las pautas de Colorado para el aprendizaje y desarrollo en la primera infancia,aprendizajetemprano.org

Muchos niños con retrasos en el desarrollo o preocupaciones relacionadas con la conducta no son identificados tan temprano como deberían. Como resultado, estos niños tienen que esperar para recibir la ayuda que necesitan para tener éxito en entornos sociales y educativos (en la escuela, en el hogar y en la comunidad).

Es importante identificar si es que los niños presentan un retraso en su desarrollo o si es que tienes preocupaciones en cuanto a su comportamiento lo más pronto posible. Los estudios muestran que una intervención temprana y el tratamiento adecuado mejoran el desarrollo saludable.

 

MONITOREO DEL DESARROLLO PRUEBAS DEL DESARROLLO EVALUACIÓN DEL DESARROLLO
¿Qué es esto? 

Identificar etapas específicas del desarrollo

¿Quién lo hace? 

Padres, abuelos, y otros cuidadores

¿Cuándo ocurre? 

Desde el nacimiento hasta los 5 años

¿Por qué es importante?  

  • Para celebrar el desarrollo de tu hijo
  • Para hablar sobre el progreso de tu hijo con los proveedores médicos
  • Para identificar cuanto antes cualquier preocupación

¿Cómo? 

Obtén listas de verificación gratis y fáciles de usar,  aquí.

¿Qué es esto? 

Identificar etapas específicas del desarrollo

¿Quién lo hace? 

El pediatra, maestro de educación infantil temprana, u otro profesional

¿Cuándo ocurre? 

A los 9, 18, 24 y 30 meses – o cuando sea que exista una preocupación

¿Por qué es importante?  

  • Para descubrir si tu hijo necesita más ayuda con su desarrollo
  • Para determinar si es necesaria una evaluación de desarrollo

¿Cómo? 

Los profesionales usan una herramienta de detección formal y validada; aprenda más aquí.

¿Qué es esto? 

Sirve para identificar y diagnosticar retrasos en el desarrollo u otras condiciones

¿Quién lo hace? 

El pediatra especializado en desarrollo, un psicólogo infantil u otro proveedor capacitado

¿Cuándo ocurre? 

En cualquier momento que exista una preocupación

¿Por qué es importante?  

  • Para saber si tu hijo necesita tratamiento
  • Para ver si califica para una intervención temprana

¿Cómo? 

Los profesionales hacen un examen detallado usando herramientas de evaluación formales, observación y mantienen conversaciones con los padres y otros cuidadores.

Descubre más en la página de preguntas frecuentes sobre las evaluaciones del desarrollo.

Fuente: Centros para el control y prevención de enfermedades,  https://www.cdc.gov/ncbddd/spanish/childdevelopment/screening.html

Los niños de entre 3 y 5 años están haciendo amigos y aprendiendo cómo ayudar, compartir, esperar su turno y resolver problemas, sin embargo todavía necesitan recordatorios amables de como hacer las cosas y nuestro apoyo constante. 

A esta edad, los niños pueden controlar mejor sus sentimientos e impulsos, pero aún necesitan práctica. Ya pueden cumplir con ciertas reglas sencillas y predecir rutinas. 

También pueden seguir instrucciones de dos pasos: “Por favor ve al armario y saca tu abrigo para que podamos irnos”.

Intenta con estos consejos para ayudar a fortalecer las habilidades de resiliencia de un niño de 3 a 5 años:

  • Habla con su niño sobre sus propios sentimientos, los de él y los de otras personas
  • Ayúdale a ver cómo sus acciones afectan a otras personas y a resolver conflictos: “¿Cómo se sintió Daniel cuando agarraste su juguete? ¿Qué puedes hacer para que se sienta mejor?”
  • Se un modelo de interacción con otros (muéstrale cómo esperar su turno cuando jueguen con un juguete)
  • Jueguen juegos que le permitan practicar cómo controlar sus impulsos (como el juego del “baile congelado”: bailen hasta que la música pare de sonar y luego “congélense” hasta que empiece a sonar otra vez)
  • Mantén la calma, aunque tu niño no lo logre; quédate cerca de él para asegurar que no se lastime o lastime a otros cuando esté enojado; cuando se calme, hablen sobre el motivo que le hizo sentirse así
  • Ofrécele mucho apoyo, ánimo y cariño todos los días
  • Lean libros y hablen sobre lo que sienten los personajes y por qué
  • Muéstrale  y hablen sobre las formas correctas de expresar emociones (como bailar, pegarle a una almohada, estrujar  plastilina, hablar con un adulto)
  • Mantén la constancia en las rutinas diarias : ir a dormir por la noche a la misma hora, hacer lo mismo en el mismo orden antes de acostarse (ponerse el pijama, cepillarse los dientes, leer un libro)
  • Menciona las reglas con palabras que tu hijo pueda entender y explícale por qué son importantes
  • Si tu niño necesita ayuda, muéstrale cómo hacerlo y luego deja que él lo intente solo
  • Jueguen a “seguir al líder” para que tu niño aprenda a seguir instrucciones

Source: Colorado Project LAUNCH, www.EarlyChildhoodMentalHealthCO.org

La arquitectura del cerebro humano se construye con el tiempo. El proceso comienza antes del nacimiento y continúa hasta la edad adulta.

Las primeras experiencias y relaciones dan forma a cómo se construye nuestro cerebro. Las relaciones seguras y amorosas crean una base sólida para el desarrollo saludable del cerebro.

Dependiendo de nuestras experiencias y relaciones en los primeros años, nuestros cerebros establecerán una base sólida o frágil, lo que nos afectará por el resto de nuestras vidas.

El cerebro humano necesita poder recordar y trabajar con información, concentrarse en pensamientos, filtrar distracciones, y hacer un cambio de enfoques.  Es casi como el controlador del tráfico aéreo en en aeropuerto, controlando los despegues y aterrizajes de muchos aviones en varias pistas de aterrizaje. 

Los científicos le denominan a estas habilidades “funciones ejecutivas” y “autorregulación”. Ambas destrezas, la función ejecutiva y la de autorregulación, se basan en tres tipos de funciones cerebrales: 

  1. El trabajo de la memoria
  2. La flexibilidad mental
  3. Autocontrol 

Función ejecutiva: habilidades para la vida y el aprendizaje

Los niños no nacen con estas capacidades, sino que las desarrollan con el tiempo. Descubre más sobre la función ejecutiva y cómo fomentarla en este video.

fuentes: Center on the Developing Child at Harvard University, https://developingchild.harvard.edu/;  Zero to Three, www.zerotothree.org